SOTOZEN-NET > Práctica > Food as Practice> Gastronomía budista > Vol. 1: Okayu

Soto Zen Shojin-ryori Vol. 1: Okayu


La formación del tenzo

El tenzo es la persona encargada de cocinar en un templo Zen. Comer, acto indispensable en nuestra vida diaria, era para Dogen Zenji una actividad sumamente importante. Así, en el Tenzokyokun (Instrucciones para el Cocinero), describe la responsabilidad y la actitud necesarias en aquellos que preparan las comidas. Y en el Fushukuhanpo (Procedimientos para Tomar las Comidas) explica los modales y el estado de ánimo que deben tenerse al momento de comer.

Un punto principal que se enfatiza a todo lo largo del Tenzokyokun es la preparación de las comidas como una actividad preciosa del Buda y método importante de formación. Este punto se trata repetida y cuidadosamente desde diferentes ángulos.

Durante las prácticas Zen en grupo se asigna a menudo a los participantes diferentes tareas, tales como tocar los instrumentos o preparar la Sala de zazen. Muchos de los participantes nuevos no quieren aceptar la tarea de preparar las comidas. Dicen que no se unieron al grupo para cocinar para otros, y que solo desean practicar zazen. Lamentablemente esta es la forma de pensar de alguien que no entiende las enseñanzas de Dogen Zenji.

Cocinar y zazen no son dos cosas separadas. Es necesario aprender que ambos son métodos de formación importantes con el mismo valor. Esto es, por supuesto, algo difícil de entender por completo. Cocinar sin cuidado y sin pensar en los demás no es un método de formación.

Es por esto que Dogen Zenji menciona repetidas veces que la posición de tenzo fue ocupada por grandes practicantes del pasado con las más altas aspiraciones. El advierte que trabajar con poco entusiasmo como tenzo sin entender el significado que esto conlleva terminará siendo al final solo un trabajo duro y una oportunidad desperdiciada.

Dogen Zenji también enseñó que el tenzo debe dedicarse personalmente a hacer su trabajo en la cocina, con cuidado, y no delegarlo nunca a otros. Hacer que otros hagan el trabajo significa perder la oportunidad de formación. Negarse a hacer el trabajo de tenzo durante las prácticas Zen en grupo significa perder la oportunidad de entender las verdaderas intenciones de Dogen Zenji.

Desde un punto de vista más amplio esto aplica no solo a cocinar, sino también a doblar con cuidado las colchonetas al levantarse en la mañana, lavarse la cara, cepillarse los dientes, ir al baño y también a limpiar los precintos del templo y a colocar los zapatos en orden. Zazen se practica no solo en el cojín de meditación. Es importante aprender que todas las actividades diarias son también Zen.

El sabor Zen del okayu (gachas de arroz)

El okayu es un alimento básico indispensable en los templos Zen. El okayu cocido es suave, no irrita el tracto digestivo y facilita la absorción de los nutrientes. Puesto que consiste de arroz cocido con una gran cantidad de agua, es una opción económica para alimentar a muchos monjes en formación con una menor cantidad de arroz.

Para preparar okayu primero lave el arroz varias veces con abundante agua, cambiando el agua cada vez hasta que no se enturbie más y quede clara. Luego agregue al arroz agua (de cinco a ocho veces el volumen de arroz) y un poco de sal y deje reposar durante 15 minutos. La densidad del okayu depende de la cantidad de agua. Cueza el arroz a fuego alto hasta que empiece a hervir, y luego baje el fuego y cueza a fuego lento durante 20 o 25 minutos. Apague el fuego y deje cocer al vapor, cubierto, durante unos 10 minutos. No agite más de lo necesario para no aplastar los granos de arroz, lo cual podría causar que el okayu se haga demasiado denso. Sirva tan pronto esté listo para evitar que el arroz absorba más agua de lo necesario. Si desea agregar ingredientes sólidos al okayu cueza en la misma olla junto al arroz desde el principio ingredientes duros tales como raíces de vegetales y otros. Los ingredientes suaves pueden agregarse durante la etapa de cocción al vapor o al momento de servir.

Soto Zen Shojin Ryori