SOTOZEN-NET > ¿Qué es la Sotoshu? > Mensaje del Sacerdote Principal de Sotoshu en 2017

Mensaje del Sacerdote Principal de Sotoshu en 2017

Los múltiples desafíos que enfrentamos en la actualidad ponen a prueba nuestro modo de vida.

Han transcurrido seis años desde el gran terremoto del Este de Japón, el gran tsunami y el accidente en la Central Nuclear de Fukushima Daiichi de la Compañía de Energía Eléctrica de Tokio, y todavía quedan muchas personas en medio de enorme tristeza y ansiedad provocadas por catástrofes naturales en todo Japón. Además, los graves problemas del cambio climático y los desastres, la guerra, los conflictos, las acciones terroristas, la pobreza, la discriminación, el suicidio y la intimidación suceden uno tras otro.

Al encarar esta realidad esperamos la realización de una sociedad en la que las personas sean compasivas entre sí y donde no haya conflicto, una sociedad que no dependa de la energía nuclear y una sociedad que se fortalezca mutuamente y cuyos valores de vida, todo, se base en los pilares de nuestros esfuerzos para “respetar los derechos humanos, establecer la paz y conservar el medio ambiente” y en las enseñanzas de “no matar y no permitir que otros maten”.

Este año, estudiemos de nuevo la sabiduría de “cooperación” que se encuentra en la enseñanza de los Cuatro Métodos Integradores de un Bodhisattva y continuemos con el voto de traer consuelo a los demás “Anhelar juntos, mantenernos unidos y caminar juntos”.

En El Significado de la Práctica y la Verificación, está la enseñanza: “El océano no rechaza agua alguna; Esto es cooperación. Por esto, el agua se acumula y se convierte en un océano”. “Cooperación” es este aspecto del océano que no rechaza ningún agua. En esta forma de vida podemos aceptar la tristeza y el sufrimiento de cada persona y apoyarnos mutuamente experimentando la tristeza y el sufrimiento de los demás, como si fueran propios. Es una manera de vivir armoniosa porque no construimos cercas en el espacio entre nosotros, y todas las demás personas y las cosas.

En esta fugaz vida humana, recibamos las enseñanzas del Buddha y de los Dos Fundadores, sentándonos tranquilamente frente a nuestros antepasados con una postura erguida, regulando la respiración y armonizando la mente. La gran bondad y la gran compasión de zazen se convertirán en el poder mismo de la “cooperación”.

Cada día, practiquemos el voto del bodhisattva de ser compasivos con los demás y aprender a convivir con los otros.

Tomo refugio en el Buddha Shakyamuni.
Tomo refugio en Koso Joyo Daishi Dogen Zenji.
Tomo refugio en Taiso Josai Daishi Keizan Zenji.

Fukuyama Taiho
Sacerdote Principal de Sotoshu
1 de abril 2017