• messenger
  • Preguntas frecuentes
  • Contactenos
  • Rechercher
Close

SOTOZEN-NET > Biblioteca > Sermones > Palabras amables - Aigo 愛語 por el Rev. Daigaku Rummé, parte 2

Sermones

Palabras amables - Aigo 愛語 por el Rev. Daigaku Rummé, parte 2

La cuarta sección de Shushogi, "El voto de beneficiar a todos los seres," comienza con una cita extraída del capítulo Hotsu Bodaishin ("Establecer la mente Bodhi") del Shobogenzo:

Despertar la noción de iluminación implica hacer voto de salvar a todos los seres antes de salvarnos a nosotros mismos. Tanto si somos laicos o monjes, devas o humanos, suframos o estemos en calma, rápidamente deberíamos tener la intención de salvar a otros antes que a nosotros mismos. A pesar de la apariencia humilde, alguien que tenga esa intención es ya el maestro de todos los seres vivos. Incluso una niña de siete años de edad es la maestra de una asamblea cuádruple, un padre compasivo de los seres vivos.

Este asunto de despertar la idea de la iluminación puede parecer abrumador para muchos, incluso el voto de beneficiar a otros seres puede no resultar fácil. Aún así nuestra tarea como budistas es lograrlo. Con frecuencia hacemos los votos del Bodhisattva de salvar a todos los seres vivos, apartarse de todas las falsas creencias, dominar todas las enseñanzas del Dharma y alcanzar la Vía del Buda. Un bodhisattva es un ser que promete despertar su propia mente, así como trabajar en beneficio de todos los seres. Pero ¿cómo lo hacemos? En "Los cuatro métodos integradores de un Bodhisattva", Dogen Zenji con toda amabilidad hace referencia a cuatro tipos de sabiduría que podemos practicar en nuestra vida cotidiana como una manera de manifestar nuestros votos de bodhisattva. Estos son: la generosidad (también una de las Seis Paramitas), las palabras amables, las acciones benéficas y la cooperación. Cuatro cosas que tampoco nos resultan fáciles de realizar debido a nuestro apego a la idea de un yo separado (el ego) y, aún así, estos cuatro métodos señalan el camino que conduce al abandono del ego.

Lo que sigue es una traducción bastante literal de los comentarios de Dogen Zenji sobre "palabras amables" en "Los cuatro métodos integradores de un Bodhisattva".

"Palabras amables" significa, que al reunirnos con otros seres vivos, en primer lugar debemos sentir compasión por ellos y ofrecerles palabras amorosas y atentas. En términos generales, es allí donde no hay expresiones groseras o faltas de cortesía. En las sociedades seculares existe la costumbre de cortesía de preguntar a los demás si están bien. En el budismo, se cuenta con las palabras "¡Cuídate!" y el saludo del discípulo: "¿Cómo estás?". Hablar con un sentimiento de compasión por los seres vivos al igual que si fueran bebés constituye la acción de usar palabras amables. Debemos alabar a aquellos que tienen virtud y sentir piedad por aquellos que carecen de la misma. Mediante el amor en las palabras amables, éstas se van nutriendo gradualmente. De este modo, las palabras amables, que normalmente no son reconocidas ni experimentadas, se manifiestan frente a nosotros. Mientras dure nuestro cuerpo y vida presentes, debemos disfrutar de las palabras amables. De esta manera, no experimentaremos un retroceso ni nos desviaremos por tantas épocas ni tantas vidas. Ya sea para derrotar a los adversarios o fomentar la armonía entre la gente agradable, utilizar palabras amables es fundamental. Escuchar palabras amables enunciadas directamente hacia nosotros dibuja la felicidad en nuestros rostros y colma de alegría nuestras mentes. Escuchar palabras amables, indirectamente graba una impresión en el corazón y en el alma. Recuerden, las palabras amables surgen de una mente amorosa y la semilla de una mente amorosa es la compasión. Debemos aprender que las palabras amables tienen el poder de hacer que los cielos den un vuelco. No son meramente una alabanza a la capacidad.  (Versión en inglés traducida por Gudo Nishijima)

Cada persona podría parafrasear esto por su propia cuenta, pero una manera de formularlo con otras palabras en un lenguaje contemporáneo sería:

¿De qué manera podríamos expresarnos como bodhisattvas con palabras? Un bodhisattva hablará amablemente a todos los seres con los que se encuentre, como si el ser se encontrara a sí mismo, ya que en esencia todo es una unidad. En primer lugar guardaremos sentimientos de genuino afecto hacia ellos y les dispensaremos palabras que expresen nuestro placer por conocerlos. Dicho de una manera más general, no usaríamos un lenguaje duro ni grosero. Incluso en la sociedad secular existen costumbres de respeto para preguntar a los demás cómo están. En el budismo, se cuenta con la expresión del maestro: "¡Cuídate!" y el saludo del discípulo: "¿Cómo estás?" Hablar con un sentimiento de compasión por los seres sensibles al igual que si fueran bebés es la acción de usar palabras amables. Debemos alabar a aquellos que cuentan con la virtud y sentir compasión por aquellos que carecen de ella. A medida que logramos disfrutar al usar palabras amables hacia los demás, nos animamos a seguir utilizándolas cada vez más. Incluso cuando el resto parezca no valorar nuestra intención de amabilidad, habrá resultados invisibles. Expresar palabras amables crea una base para trascender a aquellos que están enfadados y son hostiles. También constituye el soporte para promover la armonía entre los demás. Al escuchar palabras amables enunciadas directamente hacia nosotros, nos sentimos felices y nuestra mente se colma de alegría. Cuando escuchamos que alguien ha dicho algo amable acerca de nosotros en nuestra ausencia, esto deja una profunda impresión en nuestro corazón y en nuestra mente. Recuerden que las palabras amables surgen de un corazón amoroso y que la semilla de un corazón amoroso es la compasión. Debemos aprender que las palabras amables tienen el increíble poder de lograr lo imposible. No son solo una alabanza a la capacidad de alguien.

Continúa.