• messenger
  • Preguntas frecuentes
  • Contactenos
  • Rechercher
Close

SOTOZEN-NET > Actividad > Introducción a los templos fuera de Japón (Español) > América del Norte

Centro Zen de San Francisco - Hosshinji

Primera parte: Introducción

Existen “Dos Sotoshus” en los EEUU. Una es para los inmigrantes japoneses y la otra para los americanos conversos de otras religiones propias como, por ejemplo, el cristianismo o el judaísmo.

La actividad misionaria de la Sotoshu en este lugar comenzó sirviendo a los americanos japoneses mediante la realización de funerales y otros rituales similares a los tradicionales que se celebran en Japón. El Zenshu-ji en Los Ángeles se fundó en 1992 como el primer templo budista Soto Zen de América del Norte para la comunidad japonesa-americana. La historia tuvo que esperar otros cuarenta años más para ver cómo los no japoneses-americanos practicaban el Soto Zen.

En 1959, Shunryu Suzuki (1904 –1971) roshi convirtió en realidad su sueño de ir a EE. UU. como misionero Sotoshu. Tomó posesión del puesto que le habían designado como sexto pastor residente en el templo Soko-ji situado en la zona de San Francisco conocida como “Japantown”. Este templo fue fundado en 1934 por la comunidad de los japoneses-americanos. Pero poco después de su llegada, comenzaron a llegar jóvenes americanos blancos al templo para practicar zazen con él.

Se sentaban de cara a la pared, con todas las luces apagadas salvo la vela del altar. Sensei (Suzuki roshi) caminaba de un lado a otro con un gran palo (y algunos se llevaban unas buenas zurras). Algunos muchachos parecían inconformistas con sus barbas, sudaderas y algunos hasta con sandalias, aunque debo admitir que parecían sinceros…

(Rick Fields, Cómo llegó el cisne al lago)

De esta manera, se formó una comunidad de practicantes Zen americanos alrededor de Suzuki roshi y en poco tiempo fundaron el Centro Zen de San Francisco (SFZC), independiente de Soko-ji en 1962.

El número de personas que practicaban en el SFZC aumentó considerablemente. Suzuki roshi sintió la necesidad de tener un lugar donde sus estudiantes pudieran estar alejados de la vida de la ciudad y tener una formación Zen intensiva. Después de un importante trabajo de recaudación de fondos, pudieron adquirir el terreno en el Bosque Nacional de Los Padres, llamado Tassajara Hot Springs. El SFZC estableció allí el Centro de la montaña Zen Tassajara ("Templo de la mente Zen" o Zenshinji) en 1966. Fue el primer monasterio budista Zen construido en Estados Unidos.

En 1969, Suzuki roshi renunció a su puesto de pastor en Soko-ji para centrarse en la enseñanza del Zen a los americanos. Se trasladó a un gran edificio residencial de Page Street, que empezó a conocerse como el centro de la ciudad.

Suzuki roshi murió de cáncer el 4 de diciembre de 1971 a la edad de 67 años. Aunque vivió en Estados Unidos solo 12 años, realizó un gran trabajo para establecer el Soto Zen en América. Es muy interesante pensar por qué este pastor anciano japonés budista que nació antes de la Segunda Guerra Mundial atraía a tantos jóvenes americanos que nacieron después de la guerra, durante los turbulentos años sesenta. Seguramente se debe a su personalidad magnética, aunque su estilo de enseñanza que hacía hincapié en la sencilla práctica de “solo sentarse” con una “mente de principiante” y en basar las vivencias diarias en los principios Zen también les resultaba muy atractivo.

En 1972, el SFZC fundó el Templo del Dragón Verde (Soryu-ji) en la granja Green Gulch, en el condado de Marin, al norte de San Francisco. Diez años después de su fundación, el Centro Zen de San Francisco había crecido tanto que se convirtió en una de las mayores y más activas sanghas de Occidente.

Hoy en día, el SFZC está formado por tres centros de práctica principales: el Centro de la ciudad (Templo de la mente del principiante o Hosshin-ji), la Granja Green Gulch y el Centro de la montaña Zen Tassajara y sus centros Zen asociados. Estos tres centros proporcionan de forma conjunta retiros intensivos zazen diarios, clases de estudio, lecturas dharma y diversos talleres. Pero cada uno de ellos posee sus propios carácter y entorno. Aparte de las prácticas Zen tradicionales, el SFZC tiene muchas otras actividades “comprometidas con el budismo” o “de creación de comunidades” como, por ejemplo, actividades en familia, llegada de grupos de ancianos, meditación y recuperación o actividades de mayor alcance.

Segunda parte: Un día en Hosshinji

El día en Hosshinji comienza con la práctica de zazen.

A las 5h25, se anuncia el principio del zazen matinal con tres golpes de campana. Los residentes de Hosshinji, en el centro de la ciudad, se despiertan antes de que suene la campana y se preparan para entrar a la sala de zazen situada en el sótano. Los no residentes también pueden unirse a la práctica de zazen matinal. Así que buen número de personas suelen sentarse juntas por la mañana en la sala de zazen.

Tras permanecer sentados durante media hora, los dos golpes de campana anuncian el final de la primera parte de la práctica de zazen. Todos se levantan y comienza kinhin, el paseo Zen. Al finalizar kinhin, comienza la segunda parte de zazen.

Al final de la segunda parte de zazen, los participantes se trasladan a la sala del Dharma en el primer piso. La Sala del Dharma es un lugar utilizado para ceremonias y charlas sobre el dharma. Allí se celebran los servicios matinales en los que se ofrece el recitado de sutras al Buda y a los maestros ancestrales. Los participantes recitan los sutras de la Sotoshu traducidos al inglés. En Japón, al principio de la ceremonia todos los participantes suelen hacer tres prosternaciones al Buda. En cambio aquí en Hosshinji, se hacen nueve prosternaciones. Ésta es su tradición que proviene de Shunryu Suzuki Roshi, fundador del Centro Zen de San Francisco.

Tras el servicio matinal, llega el momento de la limpieza. El encargado da instrucciones a todas las personas y se realiza la limpieza de la Sala del Dharma, la Sala de zazen, el comedor, el pasillo, los sanitarios y el resto de los espacios.

A continuación se sirve el desayuno. Al comienzo del zazen, los cocineros, llamados tenzos, empiezan a cocinar una comida vegetariana para todo el mundo. Los comensales guardan silencio durante la comida y comen de forma consciente lo que se les ofrece. De vez en cuando un sábado por la mañana, los participantes utilizan los oryoki en el desayuno. Oryoki es un juego de varios cuencos empleados por los monjes budistas desde la época del Buda Shakyamuni. Existen rigurosos modales asociados a esta manera de alimentarse. Comer en silencio deriva de esta forma tradicional.

Después del desayuno, a las 9 de la mañana, todos comienzan sus actividades laborales. Algunos residentes del Centro de la ciudad trabajan fuera del Centro Zen y se marchan a sus lugares de trabajo. Los demás se dedican a las tareas que les han sido asignadas: trabajos en la cocina, limpieza, jardinería, tareas administrativas, entre otras. Si visita el Centro como estudiante invitado, es probable que se le asignen tareas de limpieza o culinarias. El almuerzo se sirve a mediodía y el horario laboral continúa más o menos hasta las 3 de la tarde.

Todos los jueves se sirve la merienda a los estudiantes invitados. Toman el té con los monjes en el Centro de la ciudad, hacen preguntas y disfrutan de una conversación informal.

A las 5h40 de la tarde llega el momento del zazen vespertino. Igual que por la mañana, después de zazen hay un servicio nocturno y una comida. Tras la cena, se dispone de tiempo libre.

Todos los miércoles a las 7h30 de la tarde se ofrece una charla del Dharma. Muchas personas que no son del Centro de la ciudad se unen a los residentes. Existen diversas actividades además de las charlas sobre el Dharma de los miércoles; por ejemplo, Meditación y recuperación, y Zen Urbano Joven. Estas actividades las llevan a cabo los sacerdotes del Centro de la ciudad. También se ofrecen clases para estudiantes principiantes: una clase de instrucción sobre zazen y un grupo de debate con té.

A las 9 de la noche se dan por finalizadas todas las actividades en el Centro de la ciudad. Así se clausura la jornada.

Hosshinji o el Centro de la ciudad está ubicado en la ciudad de San Francisco. En él se ofrece un programa residencial. A diferencia del centro Zen rural, en el Centro de la ciudad los residentes pueden trabajar fuera del centro y participar en las prácticas matinales y vespertinas programadas. De este modo se pueden realizar ambas cosas, el trabajo y la práctica Zen.