SOTOZEN-NET > Práctica > Food as Practice > Gastronomía budista > Vol. 2: Ofrecer las comidas con gentileza y consideración hacia los demás

Soto Zen Shojin-ryori Vol. 2: Ofrecer las comidas con gentileza y consideración hacia los demás

omotenashi

Las comidas se preparan con cuidado, gentileza y consideración hacia los demás

La preparación de las comidas diarias de los monjes es una práctica importante del tenzo (cocinero del templo). Otro de los papeles del tenzo es preparar comidas especiales para los huéspedes.

Un cocinero novato puede creer erróneamente que manifestar una afectuosa consideración hacia los invitados implica preparar platos diversos y utilizar ingredientes costosos y exclusivos. Este no es necesariamente el caso con shojin-ryori.

Incluso si solo se dispone de ingredientes simples o solo se pueden preparar unos pocos platos, el cocinero no debe escatimar esfuerzos en la preparación de las comidas. Si el pone su corazón en lo que cocina, su espíritu de hospitalidad será percibido por los invitados. Dicho de otro modo, en el Zen la hospitalidad no es algo que pueda medirse exclusivamente en términos materiales. El aspecto espiritual es mucho más estimado. Desde hace mucho tiempo, shojin-ryori se ha transmitido oralmente como la hospitalidad que no escatima esfuerzos. Una modesta patata en las manos del tenzo puede ser transformada en algo peculiar, semejante a una joya, a través de sus esfuerzos.

También es importante que quienes reciben las comidas tengan la misma actitud. No se debe criticar los ingredientes ni las técnicas de cocina primitivas. Es importante mantener una actitud de agradecimiento hacia todas las interconexiones que sirven de respaldo a las comidas.

El Verso de las Cinco Contemplaciones (Gokannoge), que se recita antes de cada comida, dice: "Reflexionamos sobre el esfuerzo que nos trajo esta comida, y como viene a nosotros". Al reflexionar sobre aquellos que cultivaron los alimentos, quienes los transportaron, y sobre el tenzo que no escatimó esfuerzos en prepararlos para nosotros, un pequeño tazón de vegetales ordinarios cocidos se llena del sabor infinito de Dharma.

Preparar las comidas sintiendo gratitud hacia los ingredientes

A veces tenemos la oportunidad de preparar las comidas en cocinas bien equipadas y suplidas. También a veces manejamos ingredientes costos tales como yuba u hongos matsutake. En estas ocasiones podemos cometer el error de no tratar con suficiente cuidado los ingredientes ordinarios, o de valorar en exceso los ingredientes costosos.

Sin embargo, Dogen Zenji escribió en su libro Instrucciones para el Cocinero Zen (Tenzo kyokun): "No se debe hacer ninguna distinción entre los ingredientes costos y aquellos que no lo son. Debe abandonarse la idea errónea de ver las cosas como ordinarias o como refinadas. Todas las comidas deben prepararse siempre con sinceridad y con la misma actitud". Para alguien en el camino Zen todos los ingredientes tienen el mismo valor intrínseco, y todos son igualmente valiosos. Puesto que los ingredientes usados son valiosos, el cocinero deberá ser siempre cuidadoso y no desperdiciar nada. No debe permitir que un solo grano de arroz se pierda al lavarlo, y nunca deberá tirar partes de los ingredientes que sean comestibles. Debe dedicarse a aprovechar por completo las preciosas vidas de los ingredientes al preparar las comidas. Por ejemplo, no deberá tirar el alga usada para hacer el caldo. Esta alga puede ser cocida o frita, creando así un plato más. Las cáscaras de zanahorias, berenjenas o rábanos gigantes pueden usarse en sopas u otros platos. Es importante notar que en la cocina de un gran tenzo casi no se produce basura.

Soto Zen Shojin Ryori

Okayu

Soto Zen
Shojin-ryori Vol. 1

Okayu